Accueil du site
Coordination marée noire



envoyer l'article par mail envoyer par mail  [où ?]   [imprimer cet article]    Article précédent    Article suivant

Elinka

   El capitán que espera en tierra

info Coordination marée noire
dimanche 26 mars 2000
statut de l'article : public
citations de l'article provenant de : La Nación


El que no pierde las esperanzas de que la situación del Elinka pueda tener un final feliz es su capitán, Constantin Covaci.

El rudo hombre de mar recibe a La Nación en la casa de su novia, Mirta, la cuñada del dueño del hotel familiar Ismarú, donde paran sus oficiales.

Covaci dice que quiere casarse con Mirta y trabajar en la Argentina, pero antes Mirta debe completar su divorcio. Dice que la situación está difícil para la tripulación, pero que hay una posible solución en puerta.

Covaci se parece a un Gengis Kahn de pelo plateado y bigotes negros que fuma Marlboro rojos sin parar.

Su barco había partido de Casablanca rumbo a Bilbao, y de allí a Le Havre, Cuba y Santos antes de venir a languidecer frente a la Patagonia.

Cuenta el capitán que el armador griego, a través de la reaseguradora inglesa, contactó a un interesado en los Estados Unidos, que quiere comprar el barco y la carga, para vender el azúcar en Nigeria.

Según estima el capitán, el nigeriano es un comprador serio. Sólo resta que el americano negocie la carga con los chilenos, les compre el barco a los rumanos y se lleve el azúcar al Africa. La clave está en convencer al comprador para que haga un depósito, 100.000 dólares, digamos, para demostrarle al broker americano que sus intenciones son honorables.

"No abandoné el buque"

"Yo no abandoné el buque", se defiende el capitán contrariando la opinión de sus subordinados.

"Fui autorizado por el armador a venir a tierra para actuar como agente marítimo. Todos los días mando faxes, hablo con abogados, con Londres, con Grecia. Esta es una situación impuesta. No soy yo el culpable, pero sé que algunos tripulantes no están de acuerdo con lo que hago. Es como cualquier empresa : siempre hay alguien que está enojado con el jefe."

Su trabajo como gestor judicial podría ser mejor. Según una fuente irreprochable, en una audiencia judicial la semana última, el capitán fue invitado a retirarse de la sala porque su estado etílico no permitía una conversación civilizada. No es la primera vez que acusan al capitán de tomar una copa de más.

Al llegar al puerto, varios tripulantes declararon a la Prefectura local que el barco anduvo a la deriva durante cuatro días, con la radio descompuesta, hasta anclar en la bahía de San Jorge, a cientos de kilómetros de las rutas navieras, porque el capitán y muchos oficiales estaban demasiado bebidos como para encontrar el rumbo.

Marineros al fin, en la ciudad circula el rumor de que uno de los oficiales rumanos se convirtió en proxeneta y que explota el mercado de marineros taiwaneses que llegan a este puerto en buques petroleros.

Según la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), entre sesenta y cien barcos, con sus tripulaciones a bordo son abandonados anualmente en todo el mundo.

En Puerto Argentino, Malvinas, el Queen of the Bay está abandonado desde diciembre de 1998 con veinte marineros de Europa del Este.

"Los vi llorar"

El hotel donde viven los rumanos está a una cuadra de la esquina preferida por las prostitutas locales, que se pasean insinuantes, con escotes descubiertos, con saquitos de lana, minifaldas y botas de charol.

Pero Chiquita Alvarado, la dueña del hotel Ismarú, defiende a sus huéspedes foráneos.

"Yo les doy fiado porque son buena gente. Siempre les digo que van a pagar cuando cobren, y si no cobran, no me deben nada. Nosotros creemos en Dios, Dios nos dará la recompensa. Yo no sé cuanto me deben, pero Ovidio (uno de los oficiales) lleva la cuenta en una libretita. Esta es gente educada, son ingenieros, navegantes muy capacitados que viven en esta situación por la falta de sensibilidad del Gobierno. El otro día mi hermana le remendó el calzoncillo a Ovidio, tenía unos agujeros tremendos. No tienen nada. Yo los he visto llorar porque extrañan a sus familias. Y no es común ver a un hombre llorar."

...




voir l'article complet -->>>

 

 


Locations of visitors to this page